Asistencia de la Salud en peligro

La violencia es una realidad que nos toca a todos en la Región. América tiene 41 de las 50 ciudades más peligrosas del mundo, y no están solo en América Latina. Estas condiciones de violencia urbana muchas veces obstaculizan la labor humanitaria en especial la de los trabajadores de la salud, que ponen en riesgo sus vidas tratando de acceder para llevar ayuda a los más necesitados.

Este fue el foco de discusión de la sesión “Asistencia de la Salud en peligro”, auspiciado por la Cruz Roja Americana y la Cruz Roja Colombiana y presidido por la Cruz Roja Salvadoreña. El evento permitió a Sociedades Nacionales compartir sus experiencias para fortalecer el respeto a la asistencia de salud y movilizar a la región para futuras acciones. Las Sociedades Nacionales de El Salvador y Colombia presentaron su experiencia trabajando tanto en zonas de conflicto como con la violencia urbana presente en estos dos países.

El caso Salvadoreño

José Benjamín Ruiz, Presidente de Cruz Roja salvadoreña, señaló que “la violencia se presenta de manera diferente en Colombia que en Guatemala, por ejemplo los Maras, pandillas organizadas que actúan a nivel urbano mantienen en zozobra a escuelas, empresas y pequeños negocios”. Él reflexionaba que esto nos obliga a pensar en soluciones hechas a la medida para cada realidad local.

José Benjamín Ruiz, Presidente Cruz Roja Salvadoreña
José Benjamín Ruiz, Presidente Cruz Roja Salvadoreña

“Debemos buscar como Movimiento, la forma de enfrentar estas amenazas para proteger la vida de nuestros voluntarios y del personal de salud que asiste a las comunidades”.

Roy Venegas, también de Cruz Roja Salvadoreña, comentó acerca de lo que ocurre en El Salvador donde muchos trabajadores de la salud piden traslados a otras comunidades más seguras lo que ocasiona que muchas comunidades se quedan sin asistencia médica oportuna.

Varias instituciones públicas y organismos internacionales como el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) junto a la Cruz Roja Salvadoreña han realizado un análisis para mejorar las condiciones de acceso y aceptación a comunidades con problemas de violencia, con el fin de salvaguardar la seguridad del personal de asistencia humanitaria.

Se desarrolló un protocolo entre el Ministerio de Salud, la Cruz Roja e instituciones públicas y privadas para lograr mejores resultados, esto incluye mejorar la visibilidad de nuestras acciones, zonificar las comunidades de difícil acceso debido a la presencia de células violentas, procedimientos de actuación, etc.

Colombia: negociar con una multiplicidad de escenarios

Fernando Cárdenas, Presidente Cruz Roja Colombiana, comentaba que Colombia vive desde hace muchos años la crisis del conflicto armado interno que obliga a seguir tomando medidas máximas de seguridad especialmente en zonas controladas por grupos irregulares donde la atención de los servicios de salud es escasa y donde el trabajo humanitario no solo es peligroso sino que demanda de más recursos humanos y técnicos.

Adicionalmente, la situación de violencia urbana es cada vez más compleja en Colombia debido a la desmovilización de personas que pertenecían a los grupos irregulares y también al incremento de la violencia ocasionada por personas dedicadas al micro tráfico en ciudades como Medellín, Cali y otras con crecimiento importante de población urbana.

IMG_8942
Fernando Cárdenas, Presidente de Cruz Roja Colombiana

En las comunidades, el CICR y Cruz Roja Colombiana trabajan para mitigar los riesgos de acceso a poblaciones consideradas peligrosas, para lo cual se realiza un trabajo coordinado con autoridades nacionales y locales para encontrar mecanismos de protección para el personal humanitario. El uso identificativo y protector del Emblema ayuda mucho en todo momento y lugar.

Por otra parte, Colombia ha sufrido en los últimos meses grandes protestas por parte de sectores como el de transportistas, en el ánimo de solicitar reivindicaciones, han generado un clima de inestabilidad en distintas ciudades del país.

Esta multiplicidad de escenarios ha obligado a fortalecer las capacidades y la seguridad operativa de los voluntarios y personal de salud. Esto incluye temas como conocimiento sobre normas mínimas de seguridad, transporte seguro de ambulancias, servicios móviles de salud en sectores donde hay conflicto.

Se trabaja en conjunto con el Ministerio de Salud Pública en estas zonas. La línea de acción más importante con el gobierno es en salud y hacemos mucha abogacía por la seguridad de nuestros voluntarios.

Como experiencia exitosa, hace dos años, con ocasión de las movilizaciones y participación de movimientos sociales que provocaron cierre de carreteras, acceso limitado a poblaciones fronterizas y bloqueos de varias vías de comunicación, Cruz Roja Colombiana organizó caravanas de salud y de insumos médicos para abastecer a hospitales y hacer menos traumática la crisis.

Sin embargo, la violencia a veces provoca la interrupción del recorrido de las ambulancias con personas heridas aunque en mucho menor grado cuando son del CICR y de Cruz Roja. El trabajo conjunto entre el CICR y la Cruz Roja incluye una labor de sensibilización a las comunidades, a los actores armados, legales e ilegales.

Por su parte José Juan Castro, Presidente de Cruz Roja Hondureñas señaló que la violencia contra personal de la Cruz Roja ha aumentado. Cruz Roja Hondureña está trabajando con la cooperación internacional y Sociedades Nacionales como la Salvadoreña y la Noruega en mecanismos de protección para el personal médico donde también se coordina acciones de prevención con el Ministerio de Salud Pública.

En el caso de Honduras tienen un problema adicional porque hay un mal uso de nuestro Emblema por parte de diferentes instituciones del Estado que lo utilizan, así como negocios de veterinarias, consultorios médicos y almacenes de todo tipo que desconocen la ley de uso del mismo. Es importante que como organización, la Cruz Roja haga valer su emblema porque él nos protege en condiciones de crisis.

Jorge Menéndez; Director Ejecutivo Cruz Roja Peruana, planteó que dada las situaciones que las Cruces Rojas y Medias Lunas Rojas del mundo han estado viviendo, vinculadas con la violencia urbana, “Servicios de Salud en peligro” debe ser un tema de la Conferencia Internacional.

Hubo un conceso en cuanto a la propuesta de llevar el tema a la Conferencia Internacional y plantear además, una revisión de nuestro rol en situaciones de violencia urbana. Como Movimiento deberíamos trabajar con los Estados para impulsar la prevención, que parece ser una manera más efectiva de comenzar a disminuir los índices de violencia.

Anuncios

Workshop No.2: Salud, Cambio Climático y Migración

Nuestro mundo está en constante cambio por lo que, al igual que el trabajo de la Cruz Roja.

En los últimos decenios, el cambio climático y la migración han planteado nuevos retos a la forma en que nos preparamos y respondemos a los desastres. Las Sociedades de la Cruz Roja en las Américas-ágiles y resilentes, enfrentándose constantemente a cambios físicos y geopolíticos han incrementado sus servicios para satisfacer las nuevas necesidades. El sábado por la tarde, los líderes de la Cruz Roja y los equipos de trabajo se reunieron para compartir sus experiencias frente al cambio climático y el creciente número de migrantes.

Cambio Climático

Según la Agencia de Manejo de Emergencias de Desastres del Caribe, el cambio climático está afectando a las comunidades de muchas maneras. Estos incluyen pero no se limitan a un cambio en los patrones epidemiológicos, que aumentan el riesgo de enfermedades infecciosas y epidemias en las comunidades; pérdida de la vivienda debido a los desastres naturales más graves; disminución de la producción de alimentos en algunas zonas; y la falta de agua potable debido a las afectaciones a las instalaciones ..

La Cruz Roja Colombiana, ha visto los efectos del cambio climático en La Guajira – en la región noreste del país. Disminución de las lluvias y la sequía severa han amenazado la seguridad alimentaria de las familias que ya se encuentran en riesgo de hambre. Comunidades indígenas, como la Wayuu, experimentaron muertes infantiles por desnutrición, mientras que la epidemia de dengue y chikungunya, sólo agravaron la crisis humanitaria. Con el fin de hacer frente a las consecuencias de la sequía, la Cruz Roja Colombiana desplegó unidades móviles de salud en las áreas que el ministerio de salud no pudo llegar: Hicieron esfuerzos para transportar agua potable y saneamiento a las familias; llevaron a cabo una campaña masiva de información a través de publicaciones, periódicos, radio y las redes sociales.

Por su parte, las Sociedades de la Cruz Roja en Antigua y Barbuda, Jamaica y Suriname han tratado de ayudar a las familias a enfrentar con las consecuencias del cambio climático en muchos aspectos, tales como la recolección de agua de lluvia, la mejora de la eliminación de basura, la introducción de invernaderos, control de roedores, y distribución de redes para mosquiteros. Todos estos esfuerzos han estado dirigidos a mantener a la gente más saludable, más segura y más capaces de hacer frente a las consecuencias del cambio climático y los desastres naturales más graves.

Migración

Guatemala es a menudo un punto de tránsito para los migrantes de América Central, América del Sur, e incluso África. La Cruz Roja Guatemalteca ha detectado que los migrantes suelen tener necesidades de salud significativas, ya que no se atreven a pedir ayuda médica por miedo a la deportación y la falta de acceso seguro a alimentos y agua en sus viajes. Las mujeres migrantes están especialmente en riesgo ya que a menudo se enfrentan a la violencia sexual y la explotación.

La Cruz Roja Guatemalteca ha trabajado en la identificación de las personas necesitadas, brindando asistencia sanitaria, tratando con los casos de violencia familiar y tráfico humano, entre otros.. Incluso han creado un juego de enseñanza llamada Migrapoly, que ha sido adoptado por otras organizaciones. En 2014, la Cruz Roja Guatemalteca apoyó a más de 17,000 migrantes.