Asistencia de la Salud en peligro

La violencia es una realidad que nos toca a todos en la Región. América tiene 41 de las 50 ciudades más peligrosas del mundo, y no están solo en América Latina. Estas condiciones de violencia urbana muchas veces obstaculizan la labor humanitaria en especial la de los trabajadores de la salud, que ponen en riesgo sus vidas tratando de acceder para llevar ayuda a los más necesitados.

Este fue el foco de discusión de la sesión “Asistencia de la Salud en peligro”, auspiciado por la Cruz Roja Americana y la Cruz Roja Colombiana y presidido por la Cruz Roja Salvadoreña. El evento permitió a Sociedades Nacionales compartir sus experiencias para fortalecer el respeto a la asistencia de salud y movilizar a la región para futuras acciones. Las Sociedades Nacionales de El Salvador y Colombia presentaron su experiencia trabajando tanto en zonas de conflicto como con la violencia urbana presente en estos dos países.

El caso Salvadoreño

José Benjamín Ruiz, Presidente de Cruz Roja salvadoreña, señaló que “la violencia se presenta de manera diferente en Colombia que en Guatemala, por ejemplo los Maras, pandillas organizadas que actúan a nivel urbano mantienen en zozobra a escuelas, empresas y pequeños negocios”. Él reflexionaba que esto nos obliga a pensar en soluciones hechas a la medida para cada realidad local.

José Benjamín Ruiz, Presidente Cruz Roja Salvadoreña
José Benjamín Ruiz, Presidente Cruz Roja Salvadoreña

“Debemos buscar como Movimiento, la forma de enfrentar estas amenazas para proteger la vida de nuestros voluntarios y del personal de salud que asiste a las comunidades”.

Roy Venegas, también de Cruz Roja Salvadoreña, comentó acerca de lo que ocurre en El Salvador donde muchos trabajadores de la salud piden traslados a otras comunidades más seguras lo que ocasiona que muchas comunidades se quedan sin asistencia médica oportuna.

Varias instituciones públicas y organismos internacionales como el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) junto a la Cruz Roja Salvadoreña han realizado un análisis para mejorar las condiciones de acceso y aceptación a comunidades con problemas de violencia, con el fin de salvaguardar la seguridad del personal de asistencia humanitaria.

Se desarrolló un protocolo entre el Ministerio de Salud, la Cruz Roja e instituciones públicas y privadas para lograr mejores resultados, esto incluye mejorar la visibilidad de nuestras acciones, zonificar las comunidades de difícil acceso debido a la presencia de células violentas, procedimientos de actuación, etc.

Colombia: negociar con una multiplicidad de escenarios

Fernando Cárdenas, Presidente Cruz Roja Colombiana, comentaba que Colombia vive desde hace muchos años la crisis del conflicto armado interno que obliga a seguir tomando medidas máximas de seguridad especialmente en zonas controladas por grupos irregulares donde la atención de los servicios de salud es escasa y donde el trabajo humanitario no solo es peligroso sino que demanda de más recursos humanos y técnicos.

Adicionalmente, la situación de violencia urbana es cada vez más compleja en Colombia debido a la desmovilización de personas que pertenecían a los grupos irregulares y también al incremento de la violencia ocasionada por personas dedicadas al micro tráfico en ciudades como Medellín, Cali y otras con crecimiento importante de población urbana.

IMG_8942
Fernando Cárdenas, Presidente de Cruz Roja Colombiana

En las comunidades, el CICR y Cruz Roja Colombiana trabajan para mitigar los riesgos de acceso a poblaciones consideradas peligrosas, para lo cual se realiza un trabajo coordinado con autoridades nacionales y locales para encontrar mecanismos de protección para el personal humanitario. El uso identificativo y protector del Emblema ayuda mucho en todo momento y lugar.

Por otra parte, Colombia ha sufrido en los últimos meses grandes protestas por parte de sectores como el de transportistas, en el ánimo de solicitar reivindicaciones, han generado un clima de inestabilidad en distintas ciudades del país.

Esta multiplicidad de escenarios ha obligado a fortalecer las capacidades y la seguridad operativa de los voluntarios y personal de salud. Esto incluye temas como conocimiento sobre normas mínimas de seguridad, transporte seguro de ambulancias, servicios móviles de salud en sectores donde hay conflicto.

Se trabaja en conjunto con el Ministerio de Salud Pública en estas zonas. La línea de acción más importante con el gobierno es en salud y hacemos mucha abogacía por la seguridad de nuestros voluntarios.

Como experiencia exitosa, hace dos años, con ocasión de las movilizaciones y participación de movimientos sociales que provocaron cierre de carreteras, acceso limitado a poblaciones fronterizas y bloqueos de varias vías de comunicación, Cruz Roja Colombiana organizó caravanas de salud y de insumos médicos para abastecer a hospitales y hacer menos traumática la crisis.

Sin embargo, la violencia a veces provoca la interrupción del recorrido de las ambulancias con personas heridas aunque en mucho menor grado cuando son del CICR y de Cruz Roja. El trabajo conjunto entre el CICR y la Cruz Roja incluye una labor de sensibilización a las comunidades, a los actores armados, legales e ilegales.

Por su parte José Juan Castro, Presidente de Cruz Roja Hondureñas señaló que la violencia contra personal de la Cruz Roja ha aumentado. Cruz Roja Hondureña está trabajando con la cooperación internacional y Sociedades Nacionales como la Salvadoreña y la Noruega en mecanismos de protección para el personal médico donde también se coordina acciones de prevención con el Ministerio de Salud Pública.

En el caso de Honduras tienen un problema adicional porque hay un mal uso de nuestro Emblema por parte de diferentes instituciones del Estado que lo utilizan, así como negocios de veterinarias, consultorios médicos y almacenes de todo tipo que desconocen la ley de uso del mismo. Es importante que como organización, la Cruz Roja haga valer su emblema porque él nos protege en condiciones de crisis.

Jorge Menéndez; Director Ejecutivo Cruz Roja Peruana, planteó que dada las situaciones que las Cruces Rojas y Medias Lunas Rojas del mundo han estado viviendo, vinculadas con la violencia urbana, “Servicios de Salud en peligro” debe ser un tema de la Conferencia Internacional.

Hubo un conceso en cuanto a la propuesta de llevar el tema a la Conferencia Internacional y plantear además, una revisión de nuestro rol en situaciones de violencia urbana. Como Movimiento deberíamos trabajar con los Estados para impulsar la prevención, que parece ser una manera más efectiva de comenzar a disminuir los índices de violencia.

Anuncios

Las caras de la Resiliencia

Los asistentes se sentaron muy temprano la mañana del domingo para escuchar a un apasionado panel compuesto por los líderes de resiliencia de Colombia, Siria y los Estados Unidos. Harold Brooks de La Cruz Roja Americana abrió la sesión diciendo: “Tenemos un grupo increíble de héroes con nosotros” y cuánta razón tenía.

La discusión se centró en torno al objetivo de mejorar la resiliencia de la comunidad, junto a mil millones de personas, en 2025.

flag

El Dr. Attar, Presidente de la Media Luna Roja Árabe Siria (SARC), habló de la resiliencia de los 11.000 voluntarios del SARC. A menudo son los únicos trabajadores humanitarios que pueden entrar en las “zonas calientes” en el país, pero su valentía no ha llegado sin costo. Cuarenta y siete voluntarios del SARC y la Media Luna Roja Palestina han perdido la vida en Siria en los últimos cuatro años.

Reconoció que los principios fundamentales de la Cruz Roja y la Media Luna Roja son importantes para aumentar la resiliencia de los voluntarios, ahora y en el futuro. Por ejemplo, mientras que los voluntarios del SARC, provienen de familias de diferentes afiliaciones políticas y niveles socioeconómicos “todos saben, que cuando se ponen el chaleco, esos principios prevalecen sobre todas las otras cosas.”

Russ Paulsen, Director Ejecutivo de la Comunidad de Preparación y Servicios de resiliencia a la Cruz Roja Americana, habló acerca de otro tipo de desastre que enfrentan las comunidades: incendios en el hogar. Filiales de la Cruz Roja de los Estados Unidos están poniendo en práctica la capacidad de recuperación a través de una campaña de múltiples fases. Sus voluntarios van de puerta en puerta, instalando detectores de humo y hablando con familias sobre la seguridad contra incendios, además de educar a los niños en las escuelas.

IMG_8672Paulsen contó la historia de una niña de 10 años quien se salvó ella misma y a su hermana pequeña cuando se produjo un incendio en su casa la semana pasada. La niña de 10-año, quien acababa de recibir entrenamiento de seguridad contra incendios de la Cruz Roja, sabía que tenía que pasar por debajo del humo y actuar rápidamente. Tranquilamente recuperó a su hermana, quien se había escondido en un armario, asustada por el ruido del detector de humo y salieron de la casa. Paulsen se enfoco en lo que significa la capacidad de recuperación: salvar vidas.

Walter Cotte, Subsecretario General de la Federación Internacional, Servicios de Programas, trajo su pasión por la resiliencia a la mesa, animando a todos a “inyectar capacidad de recuperación en su sangre” con el fin de ser un instrumento de paz y de conectividad.

 “La campaña de la Coalición de los mil millones no es para la Cruz Roja, es para el resto del mundo” Walter Cotte

Cotte recordó a los asistentes que la construcción de la resiliencia es comportarnos y mostrarnos como la red humana que somos. Aprovechando la salud, el medio ambiente, y las redes humanas es cómo las comunidades de todo el mundo estarán más seguras y más fuerte en el futuro. “La resiliencia no se trata del individuo. Resiliencia se trata de la comunidad. Se trata de cosas sociales. Somos un factor multiplicador “, dijo Cotte.IMG_8676

La sala de conferencias fue un microcosmos de la red de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, con la representación de la Media Luna Roja iraní, la Cruz Roja Guatemalteca, Magen David Adom, y la Cruz Roja Colombiana compartiendo sus ideas y esperanzas para construir comunidades resilientes, con el apoyo conjunto en todo el mundo.

Cotte les recordó a los asistentes sobre el poder de la Cruz Roja y la Media Luna Roja y los inspiró a continuar la verdadera misión humana de la resiliencia. “Somos una red revolucionaria. Tenemos que transformar el mundo “.

Workshop No. 1: La equidad y la inclusión social para la resiliencia comunitaria en contextos de riesgo urbano, y prevención de la violencia.

Las sociedades responden de diferentes maneras ante las presiones, las crisis y los desastres. Algunas demuestran poseer una gran resiliencia y recursos para hacer frente a las crisis y recuperarse de ellas. Para llegar a generar resiliencia IMG_8622comunitaria, la inclusión social y la equidad son indispensables. La inequidad se refleja en que, según datos de 2011, el ingreso del 20% más rico de la población fue 17 veces mayor que el del quintil más pobre, y esa diferencia llega a ser de 25 veces en los países con mayor desigualdad. En los contextos urbanos de América Latina y el Caribe, esta inequidad – desigualdad social tiene como impacto una creciente vulnerabilidad a desastres y crisis, causados por eventos naturales.

Para crear resiliencia comunitaria, una mejor comprensión de los diferentes esquemas utilizados para ser más inclusivos, tomar en cuenta el tema de la inequidad y poder aplicarlo en contextos urbanos, es fundamental para el trabajo de las Sociedades Nacionales.

Este fue el eje sobre el cual giró el taller No. 1 en el que participaron alrededor de 30 delegados de Sociedades Nacionales de toda América. En esta sesión también se integró la Cruz Roja Española, compartiendo sus lecciones aprendidas en materia de inclusión.

Recomendaciones para la resiliencia

Gráfico WS 1
Fortalecer nuestra acción por la inclusión social y la resiliencia Cruz Roja Colombiana

Uno de los objetivos fundamentales de esta sesión era obtener recomendaciones acerca de hacia dónde debe ir la labor humanitaria de la Cruz Roja en América en materia de equidad, inclusión social para la resiliencia, para que éstas puedan ser elevadas al grupo de líderes para su consideración en la construcción del nuevo Marco de Acción Interamericano de la Cruz Roja que favorezca la resiliencia.IMG_8633

En este sentido este grupo acordó como recomendaciones fundamentales, en materia de equidad e inclusión social para la resiliencia comunitaria en contextos de riesgo urbano, y prevención de la violencia:

  1. Promover una cultura de paz partiendo desde el reconocimiento y respeto a las diversidades. Crear de espacios seguros. Auto reconocimiento y abogacía.
  2. Considerar la inclusión de poblaciones en condición de vulnerabilidad o de especial atención en los planes para preparativos y respuesta a desastres, así como los roles y responsabilidades de los distintos grupos ante una crisis (hombres, mujeres, niños, adultos mayores).
  3. Incorporar activamente a grupos vulnerables como adultos mayores y personas con discapacidad en la toma de decisiones, planificación, toma de decisiones de una forma activa.
  4. Poner el esfuerzos en abordar la prevención de violencia a través de la creación de espacios para el desarrollo de oportunidades como estrategia, especialmente con los jóvenes.
  5. Fortalecer el rol del voluntariado trabajando desde la base, rescatando lo fundamental ante los efectos de las crisis que potencian la exclusión. Rescatar de programas y retomar a las personas como centro de los programas y servicios.
  6. Establecer relaciones claves con otros actores para ampliar el alcance.

Para este grupo, el trabajo debe partir desde la cohesión social para la resiliencia de manera sostenible, tomando como base, el reconocimiento de la diversidad y estando atentos a las desigualdades, transformaciones y tendencias sociales y humanitarias.