Las caras de la Resiliencia

Los asistentes se sentaron muy temprano la mañana del domingo para escuchar a un apasionado panel compuesto por los líderes de resiliencia de Colombia, Siria y los Estados Unidos. Harold Brooks de La Cruz Roja Americana abrió la sesión diciendo: “Tenemos un grupo increíble de héroes con nosotros” y cuánta razón tenía.

La discusión se centró en torno al objetivo de mejorar la resiliencia de la comunidad, junto a mil millones de personas, en 2025.

flag

El Dr. Attar, Presidente de la Media Luna Roja Árabe Siria (SARC), habló de la resiliencia de los 11.000 voluntarios del SARC. A menudo son los únicos trabajadores humanitarios que pueden entrar en las “zonas calientes” en el país, pero su valentía no ha llegado sin costo. Cuarenta y siete voluntarios del SARC y la Media Luna Roja Palestina han perdido la vida en Siria en los últimos cuatro años.

Reconoció que los principios fundamentales de la Cruz Roja y la Media Luna Roja son importantes para aumentar la resiliencia de los voluntarios, ahora y en el futuro. Por ejemplo, mientras que los voluntarios del SARC, provienen de familias de diferentes afiliaciones políticas y niveles socioeconómicos “todos saben, que cuando se ponen el chaleco, esos principios prevalecen sobre todas las otras cosas.”

Russ Paulsen, Director Ejecutivo de la Comunidad de Preparación y Servicios de resiliencia a la Cruz Roja Americana, habló acerca de otro tipo de desastre que enfrentan las comunidades: incendios en el hogar. Filiales de la Cruz Roja de los Estados Unidos están poniendo en práctica la capacidad de recuperación a través de una campaña de múltiples fases. Sus voluntarios van de puerta en puerta, instalando detectores de humo y hablando con familias sobre la seguridad contra incendios, además de educar a los niños en las escuelas.

IMG_8672Paulsen contó la historia de una niña de 10 años quien se salvó ella misma y a su hermana pequeña cuando se produjo un incendio en su casa la semana pasada. La niña de 10-año, quien acababa de recibir entrenamiento de seguridad contra incendios de la Cruz Roja, sabía que tenía que pasar por debajo del humo y actuar rápidamente. Tranquilamente recuperó a su hermana, quien se había escondido en un armario, asustada por el ruido del detector de humo y salieron de la casa. Paulsen se enfoco en lo que significa la capacidad de recuperación: salvar vidas.

Walter Cotte, Subsecretario General de la Federación Internacional, Servicios de Programas, trajo su pasión por la resiliencia a la mesa, animando a todos a “inyectar capacidad de recuperación en su sangre” con el fin de ser un instrumento de paz y de conectividad.

 “La campaña de la Coalición de los mil millones no es para la Cruz Roja, es para el resto del mundo” Walter Cotte

Cotte recordó a los asistentes que la construcción de la resiliencia es comportarnos y mostrarnos como la red humana que somos. Aprovechando la salud, el medio ambiente, y las redes humanas es cómo las comunidades de todo el mundo estarán más seguras y más fuerte en el futuro. “La resiliencia no se trata del individuo. Resiliencia se trata de la comunidad. Se trata de cosas sociales. Somos un factor multiplicador “, dijo Cotte.IMG_8676

La sala de conferencias fue un microcosmos de la red de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, con la representación de la Media Luna Roja iraní, la Cruz Roja Guatemalteca, Magen David Adom, y la Cruz Roja Colombiana compartiendo sus ideas y esperanzas para construir comunidades resilientes, con el apoyo conjunto en todo el mundo.

Cotte les recordó a los asistentes sobre el poder de la Cruz Roja y la Media Luna Roja y los inspiró a continuar la verdadera misión humana de la resiliencia. “Somos una red revolucionaria. Tenemos que transformar el mundo “.

Workshop No.2: Salud, Cambio Climático y Migración

Nuestro mundo está en constante cambio por lo que, al igual que el trabajo de la Cruz Roja.

En los últimos decenios, el cambio climático y la migración han planteado nuevos retos a la forma en que nos preparamos y respondemos a los desastres. Las Sociedades de la Cruz Roja en las Américas-ágiles y resilentes, enfrentándose constantemente a cambios físicos y geopolíticos han incrementado sus servicios para satisfacer las nuevas necesidades. El sábado por la tarde, los líderes de la Cruz Roja y los equipos de trabajo se reunieron para compartir sus experiencias frente al cambio climático y el creciente número de migrantes.

Cambio Climático

Según la Agencia de Manejo de Emergencias de Desastres del Caribe, el cambio climático está afectando a las comunidades de muchas maneras. Estos incluyen pero no se limitan a un cambio en los patrones epidemiológicos, que aumentan el riesgo de enfermedades infecciosas y epidemias en las comunidades; pérdida de la vivienda debido a los desastres naturales más graves; disminución de la producción de alimentos en algunas zonas; y la falta de agua potable debido a las afectaciones a las instalaciones ..

La Cruz Roja Colombiana, ha visto los efectos del cambio climático en La Guajira – en la región noreste del país. Disminución de las lluvias y la sequía severa han amenazado la seguridad alimentaria de las familias que ya se encuentran en riesgo de hambre. Comunidades indígenas, como la Wayuu, experimentaron muertes infantiles por desnutrición, mientras que la epidemia de dengue y chikungunya, sólo agravaron la crisis humanitaria. Con el fin de hacer frente a las consecuencias de la sequía, la Cruz Roja Colombiana desplegó unidades móviles de salud en las áreas que el ministerio de salud no pudo llegar: Hicieron esfuerzos para transportar agua potable y saneamiento a las familias; llevaron a cabo una campaña masiva de información a través de publicaciones, periódicos, radio y las redes sociales.

Por su parte, las Sociedades de la Cruz Roja en Antigua y Barbuda, Jamaica y Suriname han tratado de ayudar a las familias a enfrentar con las consecuencias del cambio climático en muchos aspectos, tales como la recolección de agua de lluvia, la mejora de la eliminación de basura, la introducción de invernaderos, control de roedores, y distribución de redes para mosquiteros. Todos estos esfuerzos han estado dirigidos a mantener a la gente más saludable, más segura y más capaces de hacer frente a las consecuencias del cambio climático y los desastres naturales más graves.

Migración

Guatemala es a menudo un punto de tránsito para los migrantes de América Central, América del Sur, e incluso África. La Cruz Roja Guatemalteca ha detectado que los migrantes suelen tener necesidades de salud significativas, ya que no se atreven a pedir ayuda médica por miedo a la deportación y la falta de acceso seguro a alimentos y agua en sus viajes. Las mujeres migrantes están especialmente en riesgo ya que a menudo se enfrentan a la violencia sexual y la explotación.

La Cruz Roja Guatemalteca ha trabajado en la identificación de las personas necesitadas, brindando asistencia sanitaria, tratando con los casos de violencia familiar y tráfico humano, entre otros.. Incluso han creado un juego de enseñanza llamada Migrapoly, que ha sido adoptado por otras organizaciones. En 2014, la Cruz Roja Guatemalteca apoyó a más de 17,000 migrantes.

Alianzas para la Resiliencia

Volcanes, terremotos, inundaciones, deslaves, y huracanes son algunos de los fenómenos naturales que causan situaciones de desastres en muchos de los países de América.

Cada año son mayores los daños causados y cada vez es más el tiempo y dinero que conlleva la recuperación. Dentro de este panorama ya no es suficiente contar con los recursos para responder al desastre. Para salvar vidas necesitamos reducir riesgos y fortalecer la resiliencia comunitaria.

Con esta meta en mente La Cruz Roja Guatemalteca en alianza con socios Holandesa como la Cruz Roja Holandesa, Coredate, CARE Holanda, junto al Centro del Clima de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y Media Luna Roja y Wetlands International, ha venido desarrollando un programa a tres niveles, comunitario, regional y nacional.

Estos esfuerzos se enfocan en tres áreas específicas, adaptación al cambio climático, reducción de riesgo a desastres, y manejo y restauración de ecosistemas.

Esta colaboración es lo que posibilita que exista una meta en común que permite fortalecer el trabajo comunitario y a su vez hacer incidencia a nivel gubernamental en el área de toma de decisiones.

La continuidad y ampliación de proyectos como este, hacen parte de la Conferencia Interamericana de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja que se está desarrollando en Houston, Texas. #IAC2015

Workshop No. 1: La equidad y la inclusión social para la resiliencia comunitaria en contextos de riesgo urbano, y prevención de la violencia.

Las sociedades responden de diferentes maneras ante las presiones, las crisis y los desastres. Algunas demuestran poseer una gran resiliencia y recursos para hacer frente a las crisis y recuperarse de ellas. Para llegar a generar resiliencia IMG_8622comunitaria, la inclusión social y la equidad son indispensables. La inequidad se refleja en que, según datos de 2011, el ingreso del 20% más rico de la población fue 17 veces mayor que el del quintil más pobre, y esa diferencia llega a ser de 25 veces en los países con mayor desigualdad. En los contextos urbanos de América Latina y el Caribe, esta inequidad – desigualdad social tiene como impacto una creciente vulnerabilidad a desastres y crisis, causados por eventos naturales.

Para crear resiliencia comunitaria, una mejor comprensión de los diferentes esquemas utilizados para ser más inclusivos, tomar en cuenta el tema de la inequidad y poder aplicarlo en contextos urbanos, es fundamental para el trabajo de las Sociedades Nacionales.

Este fue el eje sobre el cual giró el taller No. 1 en el que participaron alrededor de 30 delegados de Sociedades Nacionales de toda América. En esta sesión también se integró la Cruz Roja Española, compartiendo sus lecciones aprendidas en materia de inclusión.

Recomendaciones para la resiliencia

Gráfico WS 1
Fortalecer nuestra acción por la inclusión social y la resiliencia Cruz Roja Colombiana

Uno de los objetivos fundamentales de esta sesión era obtener recomendaciones acerca de hacia dónde debe ir la labor humanitaria de la Cruz Roja en América en materia de equidad, inclusión social para la resiliencia, para que éstas puedan ser elevadas al grupo de líderes para su consideración en la construcción del nuevo Marco de Acción Interamericano de la Cruz Roja que favorezca la resiliencia.IMG_8633

En este sentido este grupo acordó como recomendaciones fundamentales, en materia de equidad e inclusión social para la resiliencia comunitaria en contextos de riesgo urbano, y prevención de la violencia:

  1. Promover una cultura de paz partiendo desde el reconocimiento y respeto a las diversidades. Crear de espacios seguros. Auto reconocimiento y abogacía.
  2. Considerar la inclusión de poblaciones en condición de vulnerabilidad o de especial atención en los planes para preparativos y respuesta a desastres, así como los roles y responsabilidades de los distintos grupos ante una crisis (hombres, mujeres, niños, adultos mayores).
  3. Incorporar activamente a grupos vulnerables como adultos mayores y personas con discapacidad en la toma de decisiones, planificación, toma de decisiones de una forma activa.
  4. Poner el esfuerzos en abordar la prevención de violencia a través de la creación de espacios para el desarrollo de oportunidades como estrategia, especialmente con los jóvenes.
  5. Fortalecer el rol del voluntariado trabajando desde la base, rescatando lo fundamental ante los efectos de las crisis que potencian la exclusión. Rescatar de programas y retomar a las personas como centro de los programas y servicios.
  6. Establecer relaciones claves con otros actores para ampliar el alcance.

Para este grupo, el trabajo debe partir desde la cohesión social para la resiliencia de manera sostenible, tomando como base, el reconocimiento de la diversidad y estando atentos a las desigualdades, transformaciones y tendencias sociales y humanitarias.

Sistemas de Alerta Temprana en la Guajira colombiana

guajiraCon 4 estaciones meteorológicas ubicadas en la Sierra Nevada de Santa Marta y en los Ríos de la troncal del Caribe, el Sistema de Alerta Temprana (SAT) de la Cruz Roja Colombiana, realiza monitoreo permanente al departamento de la Guajira para detectar en tiempo real posibles emergencias causadas por el Cambio Climático.

El 18 de septiembre de 2011, el SAT detectó una alerta de lluvias torrenciales que permitió el desarrollo de un Plan de Contingencia con la comunidad indicando las rutas de evacuación, los puntos de encuentro en caso de emergencia, colocar las cosas en sitios seguros de la inundación y los puntos de atención de salud en emergencias. Gracias a esta alerta se salvaron más de 700 mil vidas, en un día en el que se reportó un incremento del 300% de lluvias. (Dicha cifra corresponde al registro de un mes).

Este Sistema ha permitido alertar a las entidades de gobierno sobre el fenómeno de la niña en 2010 y 2011, donde las precipitaciones superaron el registro de años anteriores. Así mismo la alerta sobre la temporada de sequía en enero de 2014, meses después sobre los vendavales, la formación de tornados, los efectos de las ondas tropicales y posibles huracanes cercanos al departamento de la Guajira.

El incremento de la severidad de estos fenómenos climatológicos y los impactos que causan en las poblaciones hacen parte de los temas que se están discutiendo en la Conferencia Interamericana de la federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, en Houston, Texas. #IAC2015

La Cruz Roja Colombiana apoya comunidades en la Gestión del Riesgo de Desastres

Cruz Roja Colombiana lideró entre 2013 y diciembre 2014, el proyecto “Tejiendo Redes para Gestionar el Riesgo”, enfocado en la prevención del riesgo de desastres ofreciendo a las comunidades elementos de socorro para enfrentar de la mejor manera posible una emergencia. Por lo menos 20 municipios de en el departamento de Norte de Santander están ubicados en terrenos inapropiados que los hacen más vulnerables a las emergencias por deslizamientos, inundaciones, alud de tierra, entre muchos otros fenómenos de remoción de masa.

Este proyecto es financiado por ECHO, Cruz Roja Alemana, Cruz Roja Holandesa y Cruz Roja Noruega, ejecutado por la Cruz Roja Colombiana, a través de la dirección nacional del socorro y la Seccional Norte de Santander.

El proyecto tuvo como meta inicial alcanzar a 10 mil colombianos, pero gracias al empoderamiento de los líderes de las entidades departamentales y locales se logró llegar a 17.572 nortesantandereanos de manera directa e indirecta a 5.639, para un total regional de 23.011 personas beneficiadas en cada uno de los cuatro escenarios de alcance que arrojó el proyecto, eso nos habla de todo el departamento de Norte de Santander.

El proyecto estuvo orientado a cambiar mentalidades y hábitos de vida para que las comunidades y autoridades lograran empoderarse y conocieran de primera mano su responsabilidad frente a la Gestión del Riesgo en Desastres. Además se logró que los 23 mil beneficiarios conocieran los efectos del cambio climático, puesto que al inicio del proyecto se detectó que las comunidades no tenían en cuenta el cuidado de los recursos naturales y su asociación con las emergencias. Ahora conocen que cuando se talan los árboles, se contaminan las fuentes de agua hay mayor riesgo de sufrir cualquier tipo de emergencia, aún más si se encuentran en zonas rurales. Se incentivó el manejo adecuado del agua, la disposición de los desechos orgánicos y las basuras.

La gestión efectiva por parte de las comunidades de los riesgos de desastres hacen parte de la Conferencia Interamericana de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja que se está llevando a cabo en Houston, Texas. #IAC2015